Mitad sicario, mitad angelical, así es él. Podréis encontrarle de mi brazo al caminar hacia el altar o recogiéndome cada vez que me caigo (casi siempre, literalmente). Feliz día a todos los WedFather del mundo y en especial al mío por inspirar este post. Te quiero, sicario angelical ;)

The wedfather, el padrino