Inspiración by #LaCholloNovia

Como sabréis y experimentaréis, toda Novia Primeriza devora tableros de Pinterest, webs, blogs, foros, palomas mensajeras bodiles… Todo lo que existe en cualquier rincón de Google para poder tener la boda que quiere y merece. En este punto de autoexigencia y disfrute en partes iguales, llegamos a un punto donde requerimos concentración nivel experto: las manualidades.

Os cuento mi caso. Yo nunca he sido especialmente mañosa ni paciente, bueno a ver… mi árbol de Navidad queda precioso todos los años y tengo mucho arte haciendo avioncitos de papel, y YA. Hasta que descubrí todo este submundo de mañosismo bodil, no me planteaba ni por un momento hacer nada para la boda por mí misma. Cuando empecé a leer a todas las novias entusiasmadas compartiendo las mil y una formas de hacer conos de arroz/pétalos, o las lágrimas de felicidad… me quedé como la que se tragó el cazo, boca abierta a niveles estratosféricos.

Ahí estaba yo ante el foro de eminencias bodiles en DIY, como un Bambi asustando ante los faros de un camión. Inocente, ignorante de aquella sabiduría heredada de novia a novia y desconocida para el resto de los mortales ajenos al altar; y con la pregunta que daba vueltas en mi cabeza… ¿en serio voy a tener que intentar hacer todo esto?

Así que, tras esos momentos de tembleque piernil, con todo mi miedo pero con todas mis ganas, me eché un órdago a mí misma y empecé a investigar. Vi todos los tutoriales de youtube, las plantillas de lágrimas de felicidad y pai pais. Todo aquello era la tierra prometida, el paraíso, me sentía como todas esas novias sabias. Por fin era una mas.

Con mi sabiduría llena y venida arriba, comencé la aventura. Como la idea con todo esto era ahorrar y darle ese toque personalizado a cada detalle de la boda, fui a varias tiendas recomendadas por La Comunidad del Anillo con los precios más competitivos del mercado. Allí compré el papel, pegamento y demás monerías para tuneo máximo.

Llegué a casa, puse todo en una mesa (bonita), le hice una foto para instagram (el DIY sin postureo, no alimenta tanto). Y tras leer los ánimos de otras novias y preguntas sobre dónde había comprado (lo de la herencia de sabiduría, ya sabéis), trasladé todo a la mesa oficial de guarrear, bautizada así desde ese momento, abrí spotify y ya estaba lista para seguir las instrucciones. Corté al tamaño, giré y giré el papel y aquello no parecía ser como el cono del vídeo. Ese papel se arrugaba más que un pantalón de lino. Mi error, entre otros, fue que compré un papel con un gramaje bajo para mi capacidad giratoria, eso sí, precioso y entraba en presupuesto. Una imagen vale más que mil palabras. Así estaba al cabo de una hora la situación era esta:

Post DIY bodil

Fue frustrante. Menos mal que la herencia de sabiduría también da más opciones para este tipo de casos como el mío. Yo soy de las que convencen a otras amigas como si supiera de lo que hablo contagiada de la sabiduría ajena que integro como propia (#YoConfieso), menos mal que me conocen y no suelen hacerme caso. Así es como mi amiga me contó cómo estaba haciendo ella su DIY bodil sin morir en el intento y conservando el postureo de foto/música/acción.

Esto es lo que ocurrió cuando hablamos:

Intento fallido DIY vs. bonitismo

Me abrió el mundo a proveedores que se adelantan a las limitaciones de mañosismo de algunas y te preparan todo con cariño e instrucciones de DIY para dummies. Como soy un poco escéptica, quise comprobarlo por mí misma y les investigué en todas las redes sociales habidas y por haber buscando el truco, pero sólo encontré otra red de novias que compartía su sabiduría respecto a este método de DIY 100% seguro. Personalizado, todo el kit completo sin faltar detalles, calidad brutal, precio económico, no me lo podía creer. Hice el pedido por internet y a los días llegó un paquete bonitísimo con todo preparadito, empaquetado y yo seguía flipando. Tenía hasta la cajita de madera ¡para los pai pais! Me pareció absolutamente lo más y tengo que decir que ahora duermo mucho mejor por las noches sabiendo que el pegamento no se va a secar de aquí a mi boda o que al meter el arroz no se va a rajar el papel. Un pequeño paso para el postureo bodil, un gran paso para mi tranquilidad bodil. Ahora mismo se lo sigo contando a todos mis grupos de whatsapp con fotos de todo lo que llegó. Al final os dejo algunas fotos de la bonitez.

Vosotras, ¿cómo vais a resolver tema conos, etc.? Compartid vuestra sabiduría, no seáis malvadas. Venga, empiezo por la mía, como veis en las fotos, quien me salvó el culo fue Hecho por kit #GratitudMáxima. Ahora os toca a vosotras ;)

IMG_2447

IMG_2451IMG_2454 IMG_2453

7f1041b9eb3ca3e5a4e564ab7bb7121c 63f6e01a26806b71997dc2d79fae49bd